GESTIÓN DE PROCESOS



Un sistema distribuido se caracteriza por contar con varios procesadores que pueden utilizarse para ejecutar los procesos del sistema. Dónde ejecutar los distintos procesos del sistema depende de la forma en la que se organicen los procesadores. Existen tres alternativas a la hora de organizar los procesadores en un sistema distribuido:



  • Modelo de estaciones de trabajo. En este modelo los procesos de un usuario se ejecutan en su estación de trabajo y los discos locales se utilizan para paginación, archivos temporales, cache de archivos y archivos locales. Normalmente hay un servidor de archivos (para archivos compartidos, cuentas de. usuario, etc.). El problema que plantea esta solución es que puede haber estaciones muy cargadas mientras que otras permanecen inactivas, lo que supone un desaprovechamiento de los recursos del sistema distribuido.

  • Pila de procesadores. En este.caso existe una serie de terminales a los que tienen acceso los usuarios y un conjunto de procesadores compártidos por todos los usuarios. Cuando un usuario desea ejecutar un programá, el proceso se envía a la pila de procesadores para su ejecución.

  • Modelo híbrido. En este modelo los trabajos interactivos se ejecutan en las estaciones de trabajo, mientras que los no interactivos se ejecutan en la pila de procesadores.

El modelo más interesante en la actualidad es el de las estaciones de trabajo ya que suele coincidir con la situación de la mayoría de las organizaciones, que cuentan con una serie de estaciones de trabajo conectadas en red. Cuando se utiliza este.modelo hay una serie de aspectos a tener en cuenta en la gestión de los procesos: la asignación de procesos a procesadores, los algoritmos de distribución de la carga y la planificación de los procesos en un sistema distribuido.